Dos años después de editar ‘Perpetual Flame’, Yngwie Malmsteen nos presenta su nuevo disco Relentless, que sigue en la línea del anterior. ¿Por qué? Básicamente porque los temas que son cantados por Tim Ripper Owens son de las sesiones que sobraron de aquel disco.

Lo curioso del caso, es que el sueco jamás dijo una palabra de esto, y nos venimos a enterar por el vocalista que él “no tenía idea” que Yngwie iba a sacar un nuevo disco, dando a entender que en 2008 grabó un puñado de canciones, algunas quedaron afuera, y ahora ven la luz. “Tendría que revisar mi contrato para ver si legalmente se pueden usar esas pistas para otro disco, pero no me sorprende que no se me haya dicho nada“, declaró Owens.

Por eso, el sueco tomó esos temas, añadó varios instrumentales, cantó uno él, y ¡voilá!, ya tenemos un álbum nuevo, que vuelve a ser editado por su sello Rising Force Records, donde él mismo grabó todos los instrumentos. El resultado es el esperado: una producción pobrísima (¿no se da cuenta, no le interesa?), un sonido donde lo que está arriba en la mezcla es la guitarra como siempre y donde parecería que los demas instrumentos son un problema, más que un acompañamiento.

No obstante, la calidad técnica del guitarrista está fuera de toda discusión, y el metal neoclásico al que nos tiene acostumbrados dice presente en toda esta obra, que rescata interesantes temas cañeros con Owens como “Critical Mass” o “Enemy Within“, o el cantado por el propio Yngwie “Look at You Now” (demás está decir que como cantante es un excepcional violero).

Mucho sustrato, velocidad y técnica se dan cita en los instrumentales de este nuevo trabajo de uno de los guitarristas más talentosos del mundo, que debería dejar su ego de lado y formar una banda que lo apoye, grabar con un productor que lo aconseje y volver a recrear himnos como en los 80 y los primeros 90. Dudo que me haga caso.

‘Relentless’ ya está a la venta

AlexSoccoCríticas
Dos años después de editar 'Perpetual Flame', Yngwie Malmsteen nos presenta su nuevo disco 'Relentless', que sigue en la línea del anterior. ¿Por qué? Básicamente porque los temas que son cantados por Tim Ripper Owens son de las sesiones que sobraron de aquel disco. Lo curioso del caso, es que...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+