La carrera de House Lords vive una segunda primavera, luego de editar hace tres años ‘World Upside Down’, un disco que intentaba retomar la senda dejada por los tres primeros trabajos.

Y aún sin Gregg Giuffria, lo lograron simplemente en base a muy buenas canciones, que se profundizaron en el siguiente ‘Come to my Kingdom’ de 2008, un disco de lo más empalagoso y de una calidad a prueba de todo.

Bien, un año y pico después, el grupo liderado por James Christian se las ingenia para traernos un material que seguramente estará en el Top 10 de este año: ‘Cartesian Dreams‘, nombre de raíz filosófica, apunta directo y no falla. House of Lords entregan tal vez su mejor obra, ahora con un poco más de dureza en las guitarras y en la producción, aunque siempre ofreciendo ese hard melódico que hace escuela.

Las 12 canciones son muy parejas, comenzando con el inicial que da título al trabajo, un clásico futuro, debido a la complejidad de sus estrucutura y lo efectivo y épico de su estribillo. Por el contrario, «Born to be my Baby» (nada que ver con Bon Jovi) y «Bangin» son esos temas gancheros directos, de coros subyugantes.

Una de las sorpresas viene de la mano de «Never Look Back«, un corte entre progresivo y modern rock, que desemboca en un coro poderoso. El otro tema estrella del disco es «The Bigger They Come«, con un comienzo casi heavy de cabalgata, pero la voz de Christian pone las cosas en su lugar, logrando un estribillo memorable.

«Save by Rock» apunta más al hard tradicional, en tanto que «Joanna» tal vez sea lo más popero y menos duro de un disco fuerte y poderoso, pero melódico hasta el infinito y con un vocalista pasando el mejor momento de su carrera. El bonus track «The Train» es una descomunal balada que merecería haber formado parte del track list normal.

House of Lords nos sigue entregando un disco mejor que otro, y lo bueno es que no se trata de una casualidad. El talento aquí puede más que modas, contratos y negocios. Compone, entonces existe…

Fecha de salida: 18 de septiembre

AlexSoccoCríticas
La carrera de House Lords vive una segunda primavera, luego de editar hace tres años 'World Upside Down', un disco que intentaba retomar la senda dejada por los tres primeros trabajos. Y aún sin Gregg Giuffria, lo lograron simplemente en base a muy buenas canciones, que se profundizaron en el...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+