A esta altura, pedirle o exigirle a Dream Theater algo más sonaría a despropósito: cultores de un estilo definido y sacando patente de reyes en el caprichoso mote de ‘metal progresivo’, la banda neoyorquina viene en sus últimas entregas dando muestras de asentamiento, como queriendo demosatrar que ellos son fruto del propio trabajo realizado en la década del 90, que es donde alumbraron sus mayores obras. Cuando se alcanza un techo, es inevitable que luego llegue la caída o, por el contrario, se busque suspensión en esa cima. Y Dream Theater en los últimos años optó por reafirmarse y desplegar y mezclar fragmentos de su grandeza en sus nuevos trabajos.

Llegamos así a este ‘Black Clouds & Silver Linings‘, que como bien había dicho Mike Portnoy antes, es “una cruza entre ‘A Change Of Seasons’, ‘Octavrium’, ‘Learning To Live’, ‘Pull Me Under’ y  ‘The Glass Prison’“. Por eso, juzgar a Dream Theater es caprichoso: puede gustar o no, pero aquel que sigue al grupo nunca sale defraudado.

Aquí incluyeron tal vez la composición más bella de su carrera, que es la épica “The Best of Times“, que sumada a la delicada balada “Wither“, ya paga todo el disco, compuesto sólo de 6 temas, pero bien extensos. El resto, se pasea por estilos donde están cómodos, aunque a veces suenen forzados. “A Nightmare to Remember” tiene influencias de Opeth, sobre todo en las voces graves, lo mismo que la metaleramente progresiva “The Count of Tuscany“, que cierra el disco.

Completan este entrega el primer single, el melódico “A Rite of Passage“, con sonidos arábigos, y el pesado y thrashero “The Shattered Fortress“, también con la inclusión de voces simil guturales.

Black Clouds & Silver Linings‘ es tan progresivo en lo musical como melódico en sus melodías y este es el punto más alto de este disco del cual uno, acostumbrado a los sonidos más calmos, podría esperar más material del estilo de los mencionados “Wither” y “The Best of Times”, pero Labrie, Portnoy, Petrucci, Rudess y Myung saben lo que hacen y ya están más allá de todo reclamo, tanto como Rush. La comparación no es aleatoria.

AlexSoccoCríticas
A esta altura, pedirle o exigirle a Dream Theater algo más sonaría a despropósito: cultores de un estilo definido y sacando patente de reyes en el caprichoso mote de 'metal progresivo', la banda neoyorquina viene en sus últimas entregas dando muestras de asentamiento, como queriendo demosatrar que ellos son...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+