He vuelto del fenomenal show que dio Kiss en Buenos Aires: la palabra que define al concierto debe ser pirotécnico: y no sólo por la cantidad de fuegos artificiales y bombas de estruendo que sonaron a lo largo de la noche, sino porque la banda literalmente encendió con su despligue a las 55 mil personas que fueron el estadio de River Plate.

Con un sonido al comienzo pobre que luego fue mejorando -admitámoslo: Kiss nunca suena prolijo en vivo, pero así debe ser el rock- para terminar en la gloria, fue la mejor presentación de la banda de todas las que pasaron por Argentina, un total de cuatro. Porque si bien las ausencias de Ace Frehley y Peter Criss se sienten y mucho, hay que admitir que ellos ya no están por sus propias limitaciones, y que sus reemplazantes, Thayer y Singer, están a la altura del grupo.

Toda la parafernalia estuvo puesta al servicio del show, incluyendo fuegos, inmensa cantidad de papeles en «Rock and Roll All Nite«, los trucos de alzamiento de la batería, el fallido salto de Gene Simmons y el deslizamiento de Paul Stanley por una cuerda hasta la mitad del estadio para cantar «Love Gun«. Aquel que vio por primera vez a Kiss en vivo, debe haberse quedado boquiabierto; y el que ya había tenido la oportunidad de estar, se habrá sorprendido por la oferta de la banda de traer un show a todo trapo y del buen estado que los músicos presentan a sus casi 60 años.

El set list fue previsible, pero ¿importa mucho? A esta altura no, y pocos son los que extrañamos algunas perlas como «Crazy Nights», «Hide Your Heart» o «Shandi». La idea es rememorar el ‘Alive I’ por sus 35 años de edición y así lo hicieron, salvo por alguna gemas que escaparon aquella época (entro otros, los infaltables «I was made for lovin’ you«, «Detroit Rock City«, «I Love it Loud» y «Lick It Up» (1983), éste único tema de su época sin maquillaje y ya sin Ace ni Peter).

¿Apoteósico? Sí. ¿Memorable? También. ¿Perfecto?No, pero eso es lo bueno: el rock and roll es diversión, sudor y energía. Kiss es el rock and roll, entonces…

Dos videos del concierto del 5 de abril en Argentina:

AlexSoccoShows
He vuelto del fenomenal show que dio Kiss en Buenos Aires: la palabra que define al concierto debe ser pirotécnico: y no sólo por la cantidad de fuegos artificiales y bombas de estruendo que sonaron a lo largo de la noche, sino porque la banda literalmente encendió con su...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+