Después de casi 20 años, se presenta un nuevo disco de White Lion, aunque sólo permanezca Mike Tramp de la formación orginal y recordada. Y ‘Return of the Pride‘ intenta ser un retorno hacia aquel sonido que el grupo inmortalizó a fines de los ochenta. Y por momentos lo logra, salvo por un pequeño pero decisivo detalle: la producción. Lo que en aquellos años dorados del hard rock sonaba grandilocuente, aquí parece ser el demo de cualquier banda principiante.

Es obvio que los recursos económicos fueron más bien magros, pero al disco le falta fuerza en todos los sentidos: en la batería escasea ese golpe necesario para darle punch a las canciones, el bajo es casi inexistente en la mezcla final y las guitarras carecen de cuerpo y sustancia.

Quitando esto, el disco tiene muy buenas canciones típicas del grupo y que encajan perfecto en la voz de Tramp, pero es una pena que no puedan destacarse más. El mejor ejemplo es «Set Me Free», un nuevo himno que comienza en forma acústica y desemboca en un glorioso estribilo. Hay canciones épicas, como «Sangre de Cristo» y «Batlle At Little Big Horn», medio tiempos interesantes como «I Will» y «Dream» y rocks gancheros ideales para el vivo («Lice Your Life», «Gonna Do it My Way», «Finally See The Light»).

En suma, un buen regreso del grupo, que se pasea por todos los estilos que a lo largo de su carrera ha recorrido. Pero es una lástima que la mediocre producción empañe un tanto el resultado final.

AlexSoccoCríticas
Después de casi 20 años, se presenta un nuevo disco de White Lion, aunque sólo permanezca Mike Tramp de la formación orginal y recordada. Y 'Return of the Pride' intenta ser un retorno hacia aquel sonido que el grupo inmortalizó a fines de los ochenta. Y por momentos lo...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+