Se venía anunciando todo el año pasado y cuando conocíamos detalles de los invitados la cosa pintaba más que interesante. Y las predicciones por suerte no fallaron: Tobias Sammet pergeñó un disco que, sin ser la octava maravilla, está muy por encima de las últimas producciones que se editaron en el género en los últimos tiempos.

Convengamos que este tercer trabajo de Avantasia no es una ópera rock, sino una muy buena colección de canciones que abarcan desde el power metal hasta el hard rock, pasando por momentos más tranquilos e introspectivos. Y si bien el toque de distinción lo ponen los invitados, queda claro que la composición de los temas corrió por cuenta de Sammet, un tipo que ya viene demostrando con su banda Edguy que está un peldaño arriba de sus contemporáneos.

El disco, de 11 canciones, es muy parejo, ya que la mayoría de las canciones mantienen un nivel excelente: los puntos más altos son la rápida «Shelter from the Rain» que interpreta Michael Kiske como en sus mejores épocas de Helloween; la enérgica “Another Angel Down” junto a Jorn Lande, quien repite en ‘The Scarecrow‘, una pieza extensa con un desarrollo musical que juega con melodías árabes.

Los momentos más sosegados aparecen con la calma de «What Kind of Love» junto a Amanda Somerville y la megabalada «Cry Just a Little» que interpreta magistralmente Bob Catley de Magnum. El momento diferente lo pone el maestro Alice Cooper en «The Toy Master», una canción de tintes teatrales que remite a los primeros discos de Alice. Lo dicho: «The Scarecrow» no será una obra maestra del rock, pero ya merece ocupar un sitio entre los mejores discos de 2008.

AlexSoccoCríticas
Se venía anunciando todo el año pasado y cuando conocíamos detalles de los invitados la cosa pintaba más que interesante. Y las predicciones por suerte no fallaron: Tobias Sammet pergeñó un disco que, sin ser la octava maravilla, está muy por encima de las últimas producciones que se editaron...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+