Desde ‘Mood Swings’ (1993) le estamos pidiendo a Harem Scarem que repitan ese disco, sabiendo que dentro de los parámetros del hard melódico Hess y Lesperance no son amigos de los estancamientos. Luego de trabajos más oscuros como ‘Voice Of Reason’ (1995) o ‘Believe’ (1997), volvieron de alguna manera a contentar a sus seguidores con ‘Weight Of The World’ (2002), un disco que devolvió la magia de antaño. Pero perdieron terreno con el soporífero OverLoad (2005) y la cosa se puso espesa. Al grano: ¡Basta de exigirles a los canadienses un ‘regreso a las fuentes’! ¡De ‘Mod Swings’ ya pasaron casi 15 años! A esta altura, que hagan lo que quieran.

Y lo hicieron nuevamente: ‘Human Nature’ representa el mejor disco de Harem Scarem en años -si hasta la portada es similar a la de ‘Mood Swings’-. Combinaron en dosis iguales fuerza y melodía, los riffs de guitarras suenan densos, pero no las canciones, que cuentan con coros atractivos y en varios pasajes emocionantes. Producido y compuesto Harry Hess y Peter Lesperance, ‘Human Nature’ suena moderno y fresco a la vez y contiene todo lo que un seguidor de la banda esperaría: canciones con mucho gancho pero lo suficientemente potentes como para hacer headbanging (bueno, estoy exagerando un poco).

De entrada llega “Human Nature”, que remite a su anterior disco, tornándose algo aburrida, pero la cosa mejora con “Next Time Around”, la canción que muchos dicen es el hit del disco: si bien es muy entradora y poppy, no me parece de lo mejor. “Caught Up In Yourl World” es un medio tiempo de esos que solo a ellos les salen bien, bien AOR marca registrada. “Reality” devuelve el hard y la melodía del comienzo y es otra canción que merece el podio por el tratamiento colosal que le dieron al estribillo. “Hanging On” es la balada del álbum, con un comienzo acústico y un coro más dinámico.

La segunda parte del disco es la mejor: comenzando por la genial “Give Love / Get Love”, con unos coros deudores a Queen o Mozart (la banda), seguida por la majestuosa y estremecedora “21”, con Hess al límite de sus posibilidades. “Starlight” y “Going Under” se mueven por patrones hardrockeros ya conocidos, llegando al final con otro trallazo que pone los pelos de punta: “Tomorrow May Be Gone” es de esas canciones que uno creía que Harem Scarem no iba a componer más, con un estribillo que remite a sus épocas doradas acompañado por una base dura y la guitarra de Pete jugando con métricas y riffs increíbles. Hay un bonus track en algunas ediciones, se trata de una versión acústica de “Higher”, que pertenece al disco homónimo.
En resumen: ni lo duden. ‘Human Nature’ es la mejor forma de volver a creer en Harem Scarem. Y también una trompada en la cara para aquellos que les siguen pidiendo un ‘Mood Swings’ Parte 2.

AlexSoccoCríticas
Desde ‘Mood Swings’ (1993) le estamos pidiendo a Harem Scarem que repitan ese disco, sabiendo que dentro de los parámetros del hard melódico Hess y Lesperance no son amigos de los estancamientos. Luego de trabajos más oscuros como ‘Voice Of Reason’ (1995) o ‘Believe’ (1997), volvieron de alguna manera...
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+